lunes, 5 de marzo de 2012

Y sí. De a poco siento lejos todo lo que alguna vez me hizo mal y puedo volver a convencerme que quizás se puede volver a ser feliz, dejando de lado todos los malos ratos, las pérdidas, las historias que nunca fueron, las que acabaron.
Y siento como esa parte oscura de mi se va yendo de a poco. Nace otra persona, con sueños, ilusiones, esperanzas...
Y yo no pido nada más, sólo ruego que esta sensación dure por mucho tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.